miércoles, 15 de mayo de 2013

CHOTIS DEL FEO

Ambos somos feos. Ni siquiera vulgarmente feos. Ella tiene un pómulo hundido. Desde los ocho años, cuando le hicieron la operación. Mi asquerosa marca junto a la boca viene de una quemadura feroz, ocurrida a comienzos de mi adolescencia.
Tampoco puede decirse que tengamos ojos tiernos, esa suerte de faros de justificación por los que a veces los horribles consiguen arrimarse a la belleza. No, de ningún modo. Tanto los de ella como los míos son ojos de resentimiento, que sólo reflejan la poca o ninguna resignación con que enfrentamos nuestro infortunio. Quizá eso nos haya unido. Tal vez unido no sea la palabra más apropiada. Me refiero al odio implacable que cada uno de nosotros siente por su propio rostro………………
La noche de los Feos (Mario Benedetti)
Elegí esta canción porque me resulta curiosa, jamás pensé que existía un chotis con una letra tan graciosa y chula, y aunque no se miente a Madrid en ningún lado, el chotis es una de las cosas que representa a la ciudad en cada una de sus verbenas y fiestas populares.

Todos los feos conquistan las hembras más bellas:
Agustín Lara y un tal Sinatra.
En cambio yo que nací un pollopera,
aquí me ven con la lengua ya fuera.

He visto flacos y gordos, sin sal ni talento,
muy del bracete de un monumento.
¡Ay, yo quisiera ser feo,
para lucir en la calle una tipa cañón!
¡Sí señor!

Macaluendi discrepancia.
Heights High de la vinareta,
que, traducido al esperanto, quiere decir:
el hombre propone y Levis Stone, ¡Óle!

Yo voy a buscar
un cirujano especialista en lo facial,
Agustín Lara (Calle del Sombrerete)
que me cambie a mí
este perfil que tengo tan angelical.

Con mi nueva faz,
entonces, sí podré lucir supergachís,
Y las mujeres dirán que soy un Adonis,
cuando me marque en un ladrillo este chotis.

Todos los feos conquistan las hembras más bellas,
¡qué malos gustos que tienen ellas!
En cambio yo que nací un pollopera,
aquí me ven con la lengua de fuera.

He visto flacos y gordos, sin sal ni talento,
muy del bracete de un monumento.
¡Ay, yo quisiera ser feo,
para lucir en la calle una tipa cañón!

¡Adiós, guapa!
Tié usté los ojos más grandes que los pies.
¡Óle!

Yo voy a buscar
un cirujano especialista en lo facial,
que me cambie a mí
este perfil que tengo tan angelical.

Con mi nueva faz,
entonces, sí podré lucir supergachís,
Y las mujeres dirán que soy un Adonis,
cuando me marque en un ladrillo este chotis.
Los Feos (Manuel Álvarez Maciste)

Esta curiosa formación vasca llamada Los Xey, surgió en 1939, pero con otro nombre, Doble Trío Vocal, porque eran seis componentes cantantes, con esa sorna de la que iban muy sobrados estos chicos, que, dicho sea de paso, sufrieron distintas bajas y altas a lo largo de su trayectoria. Después de actuar y triunfar por todo el País Vasco, pegaron el salto a Madrid y Barcelona, alcanzando tal éxito que los empresarios de América Latina también se interesaron por Los Xey, firmando un contrato para actuar en México. Era un contrato para tres meses de actuaciones, pero que se prolongó nada menos que durante diez años, en los que pisaron los escenarios de México, Argentina, Cuba, Chile, Uruguay, Venezuela, Brasil y Estados Unido. El repertorio de esta originalísima coral-pop donostiarra era de lo más completo y variado, desde mazurcas, pasando por chotis, rancheras, habaneras y cualquier estilo que se pusiese a su alcance. 

Hubo una gran polémica con su mayor éxito, el tema ¿Menudo menú? o simplemente ¿El menú?, cuya música era original del compositor alemán Carlos Federico Zöllner, a la que puso letra el músico vasco Miguel Arregui Trecet. Sin embargo, Los Xey registraron esta canción como suya en la Sociedad General de Autores, asunto que acabó en los tribunales, que finalmente resolvieron un reparto al 50 por ciento de los derechos generados por esa canción entre las dos partes en litigio, una decisión realmente salomónica. 

Fuente: http://www.rtve.es/los-xey 




No hay comentarios:

Publicar un comentario