lunes, 27 de marzo de 2017

VUELVO A MADRID

Volver a casa para quedarse después de una temporada expatriado es sentirse extraño, piensas que será de otra manera, tomas tu tiempo para relajarte, intentando acomodar todo lo aprendido, sentimientos, donde quizás la mayor alegría son los de aquellos que han estado sin ti y te intentan acoger de la mejor manera posible.

Todo eso viene reflejado en algo que llaman Choque Cultural Inverso. “Creo que no hay realmente una manera de describir este sentimiento a quienes no lo han vivido. Es como una caída libre, como flotar sin rumbo en unas aguas tranquilas. Te sientes fuera de lugar”, explica Corey Heller, en su artículo Returning Home After Living Abroad 

Qué ha pasado en todo este tiempo??? La vida ha continuado pero sin ti, tus amigos han continuado con su cosinas, el bar donde solías ir está cerrado, tus sobrinos han crecido tanto que tienen otras preocupaciones y la que piensas que es tu casa ya no es la misma, tienes que readaptarte a la situación… y no es nada fácil pero es una gran apuesta y sabes que tienes que continuar, ser consecuente con tu vuelta

Lo más gracioso que no eres ni de aquí ni de allí en todos los lados alguien te recuerdas de donde procedes con una sola palabra. Nunca serás el mismo y nunca verás las cosas de la misma manera porque ese viaje te ha hecho cambiar.

El que vuelve de un viaje, no es el mismo que el que se fue”…

----------------------------------------------------------


Agárrate de mi mano,
sabes que no aguanto los aterrizajes.
Desde lo alto distingo, 
entre un mar de luciérnagas, 
mi pequeño barrio.

Amigos canallas estarán puntuales
cerrando los últimos bares. 
Tocamos la tierra. 
Ay, niña, te estrujé la mano.

Lavapiés nos recibe, 
fruta de narguile, 
explosión de color. 
Una mujer reza y llora
desde un locutorio.
  
¿A quién se le ocurre 
vivir tan arriba sin un ascensor? 
Malditas maletas. 
Pienso en la mujer. También lloro.

Soy afortunado. 
Yo siempre vuelvo a Madrid. 

Escucho mensajes: 
los viejos colegas de la facultad.
Hicieron la fiesta de la primavera 
y yo, como siempre, me la perdí. 

Ciudad de mis noches, 
del viento del pueblo, 
de la resistencia, 
del "no pasarán", 
¿qué hiciste en mi ausencia?
Dime que te acordaste de mí.
  
Abro los balcones, te beso,
el murmullo de las lavadoras 
se mezcla con gritos, 
darbukas, bachatas e incienso. 

Maldita ciudad,
no es tu mejor momento 
y aún estás hermosa. 
He de confesarte
que te eché de menos. 

Agarro la guitarra 
y canto para ti. 
Qué bueno estar en casa
Vuelvo a Madrid.
(Vuelvo a Madrid, El viaje de Rosetta 2005, Ismael serrano) 



No hay comentarios:

Publicar un comentario